viernes, 30 de junio de 2017

Cómo secar la Camelbak.

No hay que secarla.
Esa es la respuesta más sencilla.
Me he encontrado con esta cuestión en algunas salidas en bici cuando voy con amigos.
¿Cómo seco adecuadamente mi Camelbak?
En las tiendas de bicicletas te suelen vender unos separadores y unas perchas que sirven para este cometido, pero la solución es algo más sencilla y económica.

Solo tienes que dejarla llena de agua cada vez que vuelvas a casa. La dejas llena y guardada en un lugar donde no le dé la luz.
Cuando la vuelvas a necesitar puedes usar ese agua para regar las plantas. La llenas de nuevo dejando que el agua corra por el tubo de aspiración para que se renueve el agua del mismo, y ya está.
El agua no se va a estropear aunque estés un tiempo largo sin usarla, y si crees que va a pasar mucho tiempo sin hacer uso de ella puedes renovarla una vez cada seis meses. En mi caso la he tenido hasta más de un año y no se ha creado verdín en el tubo ni nada parecido.
La opción de secarla está bien, pero siempre te va a llevar más trabajo y, en el caso de que quede una zona húmeda resistente, cabría la posibilidad de desarrollar malos olores y, por tanto, bacterias.

Recuerda: llena y en un lugar oscuro donde no haya fuertes olores.
Cuando la vacíes recicla el agua para algo útil.