lunes, 4 de noviembre de 2013

G.A.C. Bicicleta clásica de varillas (restauración).



G.A.C. Gárate, Anitua y Compañía.

¿Quién no ha tenido una GAC o una BH?

En concreto, la marca GAC data de 1892, como continuación de otra empresa de fabricación de armas y que a partir de esa fecha se asocia con nuevos dueños para fabricar bicicletas. Después de varias reconversiones, la empresa cierra definitivamente en el año 2003.

La restauración:

Por fin, y después de 46 horas de trabajo y 275 euros (incluída la bici), ha quedado terminada la clásica de varillas.
El dinero se ha ido en 220 euros por la compra de esta y otras dos (un lote de tres), material para lijar, zapatas y pernos de bielas nuevos, neumáticos, tubo de hierro hueco para arreglar el transportín, pintura, barniz, disolvente, brochas...
Después de desmontar todas las piezas, una por una, desde la más pequeña hasta la más diminuta, y pulirlas para quitarles la capa de óxido, pedí presupuesto para cromarlas y fue tan alto (280 euros) que decidí aplicarles un barniz para metales y dejarlas con ese aire a hierro viejo, pero protegido. Por 280 euros podría haber adquirido una nueva, una Flying Pigeon china de varillas. Una bicicleta también con mucha historia. En su página web podéis verlas.

Esta bicicleta ya restaurada, no frena como las actuales, ni es tan cómoda, pero es una reliquia que ha merecido la pena. La probé esta mañana y se deja llevar. Suena a hierro y te sitúa directamente en una sensación básica y elemental de rodaje, donde las florituras se dejan a un lado y uno siente el asfalto tal cual es.
La bici fue adquirida en su tiempo en la antigua tienda de bicicletas que el ciclista Federico Martín Bahamontes tenía en Toledo (ya no existe). Calculo que podría tener entre 45-50 años, pues la tienda se abrió en 1960 y se cerró en 2004, y es más que probable que este modelo no se vendería pasados los 70.
Yo se la compré a un particular que vivía en Toledo, precisamente, y en las fotos podéis ver el estado en el que se encontraba antes de su restauración.
No ha sido una restauración perfecta, donde la bici quedara como nueva.
Los detalles del cuadro, con sus sellos antiguos habrían quedado desaparecidos bajo la nueva capa de pintura. En el mercado no hay pegatinas iguales, así que habría sido una pena. En su lugar he ido pintando cuidadosamente el cuadro con un trapo, para conseguir un efecto difuminado en el que no se observaran los contrastes entre la pintura nueva y la vieja, pero manteniendo los fileteados y sellos originales. Después, un barniz brillante para metales y listo.
Aún quedan algunos detalles por terminar: las mechas en churro típicas que iban en los bujes de estas bicis para mantenerlos limpios, el timbre (de radios o en el manillar), y alguna que otra pijería. La dinamo que lleva se la he añadido rescatada del baúl. Se la quité a una bici abandonada que encontré detrás de un patio viejo cuando tenía 14 años, en Oliva, Valencia.









La cadena original, después de ser pulida y engrasada.




Sello original GAC Bahamontes Toledo.

Construida con materiales seleccionados.


Antes y después de los herrajes del asiento.

Antes y después de los ejes.

Antes y después de las llantas.


Guardabarros metálicos. 

Palometas para sujetar las ruedas. Míticas. 




Cuero agrietado del asiento. Para repararlo medianamente lo desmonté, lo lavé con agua caliente y después lo lijé. Una crema para piel y quedó más o menos presentable. Hay un producto que se llama cuero líquido, para rellenar grietas,  pero yo no lo utilicé. 


Óxido que se quita puliendo con cepillo circular metálico y a mano. No usé ácidos.

Despiece. 

Cazoletas del eje del pedalier con bolas y grasa nueva. 


Reparación del transportín, con tubo de diámetro superior. 


Para conseguir el efecto enrollado del cable de iluminación, se enrolla el cable en un atornillador y se le aplica calor con un secador de pelo. 


Estado original. 

jueves, 24 de octubre de 2013

Cubiertas 700x35B (Bicicleta de varillas)





Estos días ando restaurando una antigua bicicleta de varillas, que en su tiempo fue comprada en la tienda que el ciclista Federico Bahamonte tenía en Toledo.
Uno de los problemas que me he encontrado ha sido a la hora de encontrar en tiendas físicas esta medida de 700x35B. 
Después de recorrer varias tiendas finalmente las he encontrado en internet en Flying Pigeon y en Bicicletas Duquesa. La diferencia entre ambas es que las de Fying Pigeon disponen de una huella muy clásica, perfecta para restaurar una bicicleta antigua y disponibles en flancos blancos o negros.
Bicicletas Duquesa, sin embargo, ofrece la posibilidad de recoger el producto personalmente en su oficina de Madrid, con lo cual nos ahorramos los gastos de envío.
Aquí os lo dejo para los que estéis interesados en ello, pues como he podido comprobar en varios foros, es complicado encontrarlas.
También añado un PDF muy interesante que me han facilitado en Fying Pigeon explicando toda esta nomenclatura de los neumáticos en sus diferentes versiones, con una tabla de equivalencias interesantes.

Aquí dejo los enlaces.


Nota:  No he comprobado las cubiertas de Flying Pigeon personalmente, pero después de intercambiar algunos correos con su representante, hemos llegado a la conclusión de que es la misma. He medido el diámetro interior de la cubierta y mide 635mm, que corresponden a la medida entre paréntesis  (40-635) y que, a su vez, viene perfectamente explicado en el documento PDF que adjunto, en el apartado NÚMERO ISO O ETRTO.  

miércoles, 11 de septiembre de 2013

Globe-Trotter (nueva donación).

Una trotamundos (globetrotter) mítica.
Hecha en Europa, algo asombroso, si tenemos en cuenta que ahora todo se fabrica en Taiwan o Tailandia.
Se trata de una bici básica pero robusta, con cuadro de acero hi-ten que ha sido donada por Rubén para su recuperación y posterior entrega a quien la pueda necesitar y esté en situación de desempleo.
Tiene 18 velocidades, frenos cantilever, palancas de cambio sincronizadas (indexadas) pero no automáticas, es decir, hay que mover el mecanismo a base de fuerza tanto para bajar de marcha como para subir, pues no lleva muelle de retorno como en los cambios más actuales.
También lleva ABS, aire acondicionado, dirección asistida, etc, etc...
La bici, aparentemente, se encuentra en buen estado, a la espera de un lavado, engrase y ver si todo funciona correctamente.

En breve estará lista para rodar.

¡Gracias, Rubén!

NOTA:
En el día 13 de febrero de 2014, la bicicleta ya ha sido entregada, pero de un modo especial. La persona a la que iba destinada esta bici (un mendigo), no podía permitirse tenerla ni guardarla en ningún sitio, así que la bicicleta ha sido vendida y el dinero conseguido por su venta (30 euros) le ha sido entregado íntegro en mano.
La bicicleta la ha comprado un estudiante al que seguro le hará un buen servicio.











domingo, 25 de agosto de 2013

Cómo limpiar una cadena de bicicleta (sin productos químicos).

A continuación os dejaré unos consejos de cómo limpiar adecuadamente una cadena de bicicleta sin usar productos químicos ni disolventes.
Limpiarla correctamente evitará que las partículas abrasivas de polvo y tierra desgasten excesivamente todos los elementos de la cadena y por tanto alargaremos los períodos de reposición y además conseguiremos una mayor eficacia en el sistema de transmisión.
Generalmente se nos recomienda cambiar la cadena cada 1500 kilómetros aproximadamente, pero en el caso que os dejo aquí, la cadena lleva 1900 y sin desgaste aparente, después de realizadas las comprobaciones pertinentes.
Los bulones de una cadena miden cada uno 12'7 mm. 
Para averiguar el desgaste será necesario contar 20 bulones y multiplicarlos por 12'7, con lo que obtenemos una medida de 254mm. Si la cadena ya ha sufrido importantes desgastes, la elongación nos dará como resultado una cifra superior a 254mm. 

Vamos a la limpieza:
Para ello, lo primero que debemos hacer es mojar la cadena mediante un chorro de agua (no tiene que ser a presión, solo hay que mojarla) para que la suciedad se ablande.



Posteriormente requeriremos el uso de vapor a presión, mediante una vaporeta, o si no se dispone de vaporeta, podemos usar un cepillo de raíces de plástico y ponerlo encima y debajo de la cadena al tiempo que hacemos girar el eje del pedalier para que la cadena corra.
No obstante, si habéis dejado mucho tiempo entre limpieza y limpieza, la suciedad quizás ha podido quedar muy incrustada y en este caso, si no disponéis de vapor a presión, quizás sí necesitéis un desengrasante tipo KH-7. Si disponéis de vapor, no hará falta, pues el vapor caliente a presión es capaz de arrancar cualquier rastro de suciedad por agarrado que esté, y si fuera necesario, siempre podéis ayudaros de un cepillito. 

Vapor a presión. 

Uso de cepillo de raíces de plástico.



Aquí podemos ver la diferencia entre un eslabón sucio y otro limpio.
Hay que tener en cuenta que esta cadena no se ha dejado ensuciar mucho (la limpio cada dos salidas aproximadamente).

Eslabón sucio. 

Eslabón limpio. 


Ahora volvemos a mojar la cadena igual que al principio, con una lluvia fina, para arrastrar definitivamente cualquier impureza que haya podido quedar.
El siguiente paso será secar la cadena para posteriormente engrasarla.



El engrase se hará dejando caer una gota de aceite en cada bulón, según vamos pasando la cadena. Son unos 114 dependiendo del número de velocidades que tenga vuestra bicicleta. El bulón es el eje que une cada eslabón. 
En cuanto a los aceites a usar, hay varios tipos en el mercado, pero personalmente sólo uso uno de esos baratos de dos euros, que podéis comprar incluso en la ferretería o en una tienda de bicis. Es el que uso desde siempre y me ha ido muy bien. 
Si el aceite es muy fino, tendréis el inconveniente de que en verano, al haber caminos polvorientos, la cadena empezará pronto a hacer ruido y tendréis que engrasar con mayor frecuencia. Para ello hay aceites más densos que aguantan más tiempo, y el mercado, como siempre, pone a vuestra disposición una enorme gama de aceites "concebidos" para todo tipo de situaciones e inclemencias. 
Como digo, personalmente uso solo uno y me ha ido siempre muy bien. La prueba de que va de maravilla es que con 1900 kms que tiene la cadena ésta se encuentra perfectamente y eso que todo el terreno por el que discurro es montañoso. Esto es algo que quizás no debería decir muy alto, pues no sería raro ver a los ingenieros diseñando nuevas cadenas que durasen mucho menos tiempo. Ya sabéis aquello de la obsolescencia programada. Ya ha pasado con el Fairy...y no es tontería. Antes su espuma duraba mucho más. 
Pues eso, aceite eslabón por eslabón...y luego le pasáis un trapito por encima para quitar el exceso de aceite.



Y nada más...
Recordad que una cadena y un grupo bien limpios os durarán muchísimo más tiempo. Eso sí, tendréis que limpiar más a menudo si queréis que así sea. Es decisión vuestra.


Como remate, si vais a estar un tiempo sin usar la bici, mucho mejor si dejáis el cambio con el piñón pequeño y el plato pequeño. Así evitaréis que los muelles tanto del desviador delantero como del desviador trasero estén en tensión y con el tiempo pierdan fuerza.