miércoles, 16 de mayo de 2012

El sinsentido.

Así se nos obliga a los ciclistas a circular por Madrid.
Prohibido usar el carril bus, a no ser que esté en pendiente ascendente y tenga 4'5 metros de ancho o más.
Es decir, los ciclistas tenemos que ir entre los autobuses, los coches que nos pasan por la izquierda y los que vienen empujando por detrás.

El ciclista de esta forma es utilizado como escudo para pacificar el tráfico en Madrid.
Ya me gustaría a mí ver a los legisladores montando en bici bajo estas circunstancias.
Ya hay precedentes de ciclistas multados por ir por el carril bus.
Así que nos obligan a jugarnos la vida o a pagar una multa.
Decir, asimismo y para hacer honor a la verdad, que generalmente los conductores de Madrid son bastante amables con la bicicleta, pero no dejar de ser un sinsentido encontrar una bici en medio de la calle siendo adelantada a babor y a estribor y empujada por popa.
La foto adjunta fue tomada este mes de mayo en la Gran Vía madrileña, a la altura del cruce con Fuencarral-Montera.
El ciclista, que por su aspecto parecía bien entrenado, al llegar a mi altura me miró como diciendo: ¡¡Ufff, me la voy jugando!!