miércoles, 7 de septiembre de 2011

Próxima fiesta de la bicicleta. Yo no iré.

Foto propia
Como usuario diario de la bicicleta no asistiré a la fiesta que se celebrará el día 2 de octubre en su nombre.
¿Y eso?
¿Cómo es que un usuario frecuente de la misma y que la utiliza para cualquier tipo de desplazamiento no va a asistir a un evento de esta clase?
He aquí mis motivos:

Yo uso la bicicleta todos los días, no un día al año.
Me atrevería a asegurar que un 80% de los que ese día irán a la fiesta de la bicicleta no la vuelven a sacar del trastero como muy pronto hasta el siguiente domingo y precisamente para salir a la Casa de Campo (zona natural de esparcimiento dentro del casco urbano de Madrid). Eso como muy pronto, porque la mayoría la sacan una vez cada seis meses.
Es decir, no son usuarios que hagan algo realmente efectivo por la movilidad urbana en bicicleta.

A los últimos participantes de esa fiesta, los que van quedando en cola, se les presiona a que terminen el recorrido pues el acceso al tráfico se volverá a abrir por las calles de Madrid y "no se les puede molestar". El coche es el rey de la calle.

Esta fiesta se realiza un domingo pronto por la mañana precisamente para no molestar a los coches, con lo que se nos está diciendo que acabemos rapidito que tienen que pasar los monstruos de motor, que además llevan bocinas insoportables con las que joder la paz de la ciudad.

El ayuntamiento de Madrid hace bien poco por la movilidad de este vehículo silencioso y no contaminante y pretende callarnos la boca con un anillo ciclista que sólo sirve para hacer deporte los fines de semana.
Por otro lado, la nueva ordenanza de tráfico del ayuntamiento más que un propósito para hacer que la bicicleta tenga cierto protagonismo es una especie de escudo que se lanza para aminorar el tráfico motorizado.
No es de recibo que se nos diga que debemos circular por el centro del carril más a la derecha (art.39bis O.M.) y sin pisar el carril bus mientras no se hace nada por reducir la velocidad de los coches. Tenemos que soportar cómo nos empujan por detrás y en ocasiones nos increpan para que nos quitemos del medio...y si nos pasamos al carril bus, porque vamos más tranquilos, taxistas y conductores de autobuses están en su derecho de increpar nuestro comportamiento al estar prohibida por ahí la circulación de bicicletas.
Así pues, el ayuntamiento nos usa como un escudo para pacificar el tráfico en vez de hacerlo con una verdadera concienciación por parte de los conductores de automóviles, haciéndoles ver que mover un vehículo de 1500 kgs dentro de una ciudad atascada y para recorrer 5 kms es una auténtica barbaridad exenta de todo sentido común.

No se está haciendo prácticamente nada para disminuir el grado de contaminación de Madrid y que pasaría por la reducción del vehículo motorizado particular (yo también lo tengo) haciéndole al coche la ciudad menos atractiva.

Esta fiesta es un caramelito que se nos da para que seamos buenos y cuando acaba nos dan la patada en el culo y hasta el año que viene, majos. Y no molestéis mucho...

Así que, conmigo que no cuenten.
Yo uso la bici todos los días.

4 comentarios:

  1. La triste realidad...
    Aunque tampoco consiguen frenar mucho el tráfico con lo escasos ciclistas urbanos que somos!

    Hace ya un tiempo. Estuve a punto de pararme en medio de Capitán Blanco Argibay para obstaculizar el tráfico a uno "sinver" en coche que me andaba increpando y dando acelerones porque no le dejaba pasar pues yo iba circulando en medio de la vía,(yo tampoco iba pisando huevos). Pensé en llamar a la poli y bloquear el tráfico hasta que vinieran... luego pensé en que lo mismo me llevo yo el marrón porque esto no es Europa y lo ciclistas somos el último mono. No sé si será lícito eso.

    ¿Crees que esto cambiará alguna vez?
    No veo ninguna evolución al respecto...
    Quizás si salimos como ciudad olímpica..., no sé.

    ADV

    soy pesimista! :(
    Qué harto estoy de esta ciudad tan poco amigable cuando sales a la calle.

    ResponderEliminar
  2. Hola, Gomiya...Si mal no recuerdo tú donaste una bici a este proyecto...
    Aquella Boomerang con doble amortiguación...

    Bueno, podrías haber llamado a la policía, pero te habrías encontrado seguramente con más problemas. La policía te habría multado a ti por parar el tráfico y te habría conminado a echarte al arcén. No es el primer caso que conozco.
    Yo también tuve muchos problemas en el mes de julio con un taxista por esto mismo que comentas. Tanto el taxista como su cliente se pusieron a increparme y a insultarme por ir por el medio del carril derecho, cuando tenían otro carril para ellos solos. No sirvió de nada que les explicara el artículo 39bis de la O.M.
    Sólo sabían decirme que me echara a un lado.

    Esto no cambiará porque la sociedad se está radicalizando en muchísimos aspectos. Hay demasiada tensión y además, menos cultura y educación. Estamos involucionando, a pesar de que haya algunas personas muy preparadas y respetuosas.
    Hay que tener en cuenta que estas nuevas normas chocan directamente con una cultura arraigada en nuestro pais durante muchos años. Hasta que estas generaciones antiguas no pasen, no podremos empezar a hacer algo.

    Ya ves que yo también soy pesimista, sobre todo en lo que respecta a ese 1% de energúmenos, y que hacen tanto daño. Un 1% es mucho y aunque la mayoría nos respeta y entiende que la bici puede circular como otro vehículo dentro de la ciudad, ese tanto por ciento es realmente peligroso.

    De momento, y hasta que la gente cambie un poco, yo llevo un chaleco naranja con el siguiente texto, aunque aún así, a veces tengo problemas:

    AUTORIZADO USAR CENTRO CARRIL DERECHO (art. 39bis O.M.)

    Saludos...

    ResponderEliminar
  3. Ese mismo soy yo!

    Por cierto, compré el retrovisor que me recomendaste. Ahora voy más tranquilo sabiendo lo que tengo detrás!

    Yo creo que hay más de un uno por ciento de energúmenos...

    El chaleco lo mandaste a hacer o lo compraste hecho!?

    ResponderEliminar
  4. Hola, Alejandro.
    Supongo que te recomendé el Zefal Spin, uno pequeñito y rectangular que se puede girar y escamotear. Es bueno...y por otro lado, imprescindible. Al menos para mí.

    El chaleco me lo hice yo.
    Con el programa Paint.net saqué las letras por la impresora en grandes (con el interior hueco para no gastar mucha tinta), las pegué en un escritorio y encima puse el chaleco. Con una luz potente se pueden ver las letras transparentadas, así que sólo tienes que calcarlas con un bolígrafo y luego pintarlas con un pincelito fino y con pintura negra, de la de pintar hierros...la de siempre.
    La verdad es que queda muy bien y parece de imprenta... Lleva un poco de tiempo pero merece la pena. El chaleco, en tiendas de ropa de trabajo lo puedes comprar por 4 euros.
    En la calle Fuencarral tienes una tienda de esas, enfrente de los cines Roxy.

    ResponderEliminar

Los comentarios se moderarán, no como forma de censura, sino para tener notificación de los mismos, pues no siempre el sistema me avisa de ellos y por tanto se quedan sin respuesta.
Gracias.