viernes, 5 de agosto de 2011

Una bici para Mendes.

Mendes es un chico de 26 años de Senegal.
Vive en Madrid con sus dos hermanos pequeños y su padre que está en situación de desempleo. Mendes acaba de encontrar un trabajo al que acude a pie.
Me solicitó amablemente una bici esta mañana para poder acudir al trabajo en menos tiempo y para mí ha sido un placer poder cumplir con su deseo.

Esta misma tarde le he llevado una bici urbana que compré hace unos años y a la que apenas daba uso por tener otra que dedico a ese menester. Se trata de una bici de rueda grande (28"), con seis velocidades, guardabarros, espejo, transportín, luz incorporada, y en perfecto estado de uso.

Han sido su hermano pequeño y su padre los que me han recibido, pues Mendes estaba trabajando y bueno, qué decir. El gesto con el que me han recibido ha sido de cierta incredulidad, como si hubiera trampa...
No, no hay trampa. El mundo está lleno de chiflados y yo soy uno de ellos...
La satisfacción para mí ha sido muy grande.
Por expreso deseo de su dueño, la bicicleta se llama YIMBAMBUM.

Espero que la use tanto que se caiga a cachos.

2 comentarios:

  1. Pues si... que bonito y gratificante verdad, dar sin esperar a cambio, por desgracia es muy normal que la gente desconfie de esa actitud tristemente tan en desuso.... Maravilloso chiflado ( como tu dices ) sigue asi.... eres un ejemplo a seguir...

    Sam.

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Sam.
    Siempre me ha gustado ir en contra del sentir general, que ya empieza a oler en determinados aspectos...
    Debemos cuestionarnos nuestra actitud para poner al día ciertos comportamientos que se dan por sentados...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Los comentarios se moderarán, no como forma de censura, sino para tener notificación de los mismos, pues no siempre el sistema me avisa de ellos y por tanto se quedan sin respuesta.
Gracias.