martes, 2 de agosto de 2011

Mirko y La Simple.

Después de soldar las bielas de la bicicleta que donó Nathan, esta mañana procedí a entregársela a Mirko. Un chico joven del centro de Madrid que cumplía los requisitos para los que están destinadas estas bicis.
Le encantó la bicicleta, a pesar de ser muy simple (sin cambios, ni guardabarros, ni floritura alguna) y mostró su contento sin reparos. Es más, comentó que le iba a hacer algunas mejoras para dejarla más bonita.

Tuvimos un pequeño malentendido por una confusión en el punto de entrega y como yo no llevaba móvil (lo perdí al salir del trabajo), allí estuvimos los dos por más de media hora esperando. Finalmente, todo solucionado y con muy buenas sensaciones, sobre todo por la sonrisa con la que fui recibido por Mirko.

Al parecer, nunca había tenido una bici...

Como siempre, espero y deseo que disfrute con La Simple.

Gracias, Mirko.

2 comentarios:

  1. Gracias por seguir poblando la ciudad de bicicletas. Cuantos más seamos mejor para todos nosotros.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola, Oso!
    ¿Qué tal?

    La cuestión es que va a ser chatarrilandia, jejejeje. Son todas bicis viejitas, aunque tienen mucho que ofrecer todavía.

    Un saludo y gracias, máquina.

    ResponderEliminar

Los comentarios se moderarán, no como forma de censura, sino para tener notificación de los mismos, pues no siempre el sistema me avisa de ellos y por tanto se quedan sin respuesta.
Gracias.