jueves, 4 de agosto de 2011

Los coches no pueden aparcar en el carril bici.

Por fin un alcalde que se toma las cosas en serio.
Hace unas semanas tuve que llamar a la Policía porque un individuo había dejado el coche sobre sus cuatro ruedas encima del carril bici por el que yo transitaba.
El dueño del coche llegó antes que la Policía, lo que no impidió para que me acercara a él y le dijera muy amablemente lo que tenía que decirle.
Y es que si las autoridades no hacen cumplir la ley, por desgracia los ciudadanos nos tenemos que meter en marrones que no serían necesarios de haber unos organismos que tomaran cartas en el asunto de forma responsable.

A continuación, el alcalde de esta ciudad de Lithuania, que al parecer va en bici a trabajar y por eso se toma el asunto con tanta eficacia.
Y que nadie me diga que esto que viene a continuación es violencia. Violencia es la que ejercen aquellos ciudadanos que se "olvidan" de cumplir con las normas mínimas de convivencia.
Lástima que mi bici no tenga esas ruedas....



El alcalde le dice al dueño del coche: Por favor, la próxima vez cumpla con las reglas de tráfico.
Y el dueño, sorprendido le responde: Lo intentaré...

Así de fácil, sin discusiones ni complicaciones. El alcalde cumple con su función y el dueño del coche asume su culpa y su responsabilidad.
Un mundo perfecto, ¿no?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios se moderarán, no como forma de censura, sino para tener notificación de los mismos, pues no siempre el sistema me avisa de ellos y por tanto se quedan sin respuesta.
Gracias.