viernes, 29 de julio de 2011

Nico

Tal como convenimos y en el lugar acordado, a las 12 del mediodía se hizo entrega de la mercancía. No era una mercancía de excelente calidad, pero más que de sobra para los fines a los que iba a ser destinado.
Se trata de un producto que puede provocar alegría inesperada, situaciones de optimismo poco comunes y otros efectos alucinógenos por el estilo.

No, no es coca. Es una bici.
La bici que donaron Esteban y Soledad. Aquella Shimano azul.

Pues nada, Nico, un chico en paro que ya tiene su bici y espero que la disfrute.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios se moderarán, no como forma de censura, sino para tener notificación de los mismos, pues no siempre el sistema me avisa de ellos y por tanto se quedan sin respuesta.
Gracias.