miércoles, 4 de mayo de 2011

1ª Ciclolística. Una Orbea Trocha.

Una Orbea Trocha que se iba a tirar a la basura.
Había estado en un patio durante mucho tiempo a la interperie en el lugar donde trabajo. Los jefes querían hacer limpieza y la bicicleta iba a ir directamente al contenedor. No aparecía su dueño, así que me la llevé para repararla a la vez que intenté buscar al propietario.
La bici había pasado hambre y calamidades, por lo cual presentaba el manillar, la tija del sillín y la cadena con una pequeña capa de óxido. Los elementos del cambio no funcionaban, las cubiertas y las cámaras estaban totalmente inservibles y se deshacían al intentar inflar las ruedas.
Finalmente, el dueño apareció y me dijo que pensaba venderla por 50 euros, pero al ver el propósito que iba a representar, no tuvo reparos en regalármela. ¡¡Gracias!!
Se trata de una bicicleta antigua, pero de muy buena calidad, con el grupo Shimano XT (semiprofesional), el cuadro de cromo-molibdeno (cromoly), la tija del sillín Kalloy, los frenos cantilever con manetas y palancas en aluminio (no como ahora que la mayoría son de plástico). Una bicicleta que en su momento valió un dinero.
Le puse unas cubiertas de repuesto que tenía por casa y unas cámaras, se equilibraron las ruedas, se pintó la tija y la potencia, con un líquido decapante se eliminó el óxido de la cadena y luego se engrasó. También fue necesario desmontar el grupo de cambio al completo para limpiarlo y engrasarlo, así como desmontar y embutir con grasa consistente los ejes de las ruedas.

La bicicleta quedó en perfecto estado de uso.
Se entregó a Paco, que prometió usarla.
El nombre de la bicicleta: RULA.

7 comentarios:

  1. Caramba Víctro te has empleado a fondo, la has dejado NUEVA, mejor dicho NOVVIIIISSSIIIMMMA.

    un pedaleo solidario.

    el aire te manda un beso

    ResponderEliminar
  2. ¿Víctro? Jajajaja, bueno, te lo permito por ser tú. Es gracioso.
    Sí, más o menos nueva...aunque vista de cerca se ve que no está tan nueva.

    Es muy divertido y entretenido.

    ¡Gracias, hada del aire!
    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Niño estás hecho un artista... ¿Y todo eso que dices necesitó? ¡Menuda paciencia!

    ResponderEliminar
  4. Uy, si tú supieras, Charo.
    Hay algunas que necesitan transfusiones de sangre y todo.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  5. ¿Ein? Eso tengo yo que verlo. Más bien cariño que le echas, eso más que nada.

    ResponderEliminar
  6. Eres la nueva eminencia del bisturí-estético ciclolístico, jeje.
    En cuanto se corra la voz, anda que no vas a tener clientas entre tus profesionales manos!!.

    Con cariño
    Ana

    ResponderEliminar
  7. Jejejeje, gracias, Ana.
    Dicen que lo que se aprende de niño nunca se olvida. Recuerdo que yo tenía una bici azul que me compraron con 7 años. Yo no tenía amigos porque siempre fui un niño muy solitario, pero sí tuve una bici a la que dedicaba mi tiempo. Ella me acompañaba a todos los sitios y con ella me divertía. La arreglaba, la desmontaba, la volvía a desmontar, le añadía un faro, otro faro, un adorno, otro adorno, todo doblado, y volvía a desmontarla aunque no hiciera falta.
    Pasaba horas y horas en el taller de mi abuelo hurgando con herramientas y arreglando todo lo que se me ponía a tiro.
    Esa actitud del pasado, sigue siendo en cierto modo para mí una forma de vida a día de hoy.

    Si tengo demasiadas clientas voy a tener que buscar fuentes de financiación, aunque solo hablar de dinero hace que me sienta mal. Si vienen muchas trataré de utilizar las piezas de unas (las más deterioradas) para las otras y así no gastar demasiado dinero.

    De momento tengo otra en proyecto.

    Un beso y gracias por pasarte por aquí.

    ResponderEliminar

Los comentarios se moderarán, no como forma de censura, sino para tener notificación de los mismos, pues no siempre el sistema me avisa de ellos y por tanto se quedan sin respuesta.
Gracias.