viernes, 31 de julio de 2015

Desmontaje y limpieza del basculante trasero BTT.

En las bicicletas de doble amortiguación, de vez en cuando es necesario realizar una limpieza de los rodamientos que permiten que el basculante trasero pivote. Debido al barro, la lluvia y el polvo, los rodamientos se llenan de suciedad y acaban desgastándose, no pudiendo realizar su función correctamente y generando un desgaste que a la larga puede resultar más costoso que si realizamos un mantenimiento cada cierto tiempo.
El mantenimiento a realizar es sencillo. Consta de quitar los tornillos que sujetan cada eje, limpiar los rodamientos correspondientes y engrasarlos de nuevo.

Necesitaremos una llave dinamométrica para el par de apriete una vez volvamos a montar el basculante, grasa consistente, una aguja para quitar la tapa de los rodamientos, ganas y tiempo.

El primer paso consistirá en quitar la rueda trasera para dejar libre el basculante con sus vainas y tirantes.



Uno de los tornillos principales (de los dos que sujetan las vainas muy cerca del eje del pedalier) se encuentra algo oculto y no se puede acceder a él sin desmontar primero las bielas y el plato. Así que procedemos a ello quitando primero la tapa dentada de plástico de la biela izquierda con una llave de allen de 12mm.




Una vez hecho esto, aflojamos los tornillos que sujetan la biela izquierda al eje y golpeamos con un mazo de goma para empujarlo y que pueda salir.



Ya tenemos el tornillo a la vista para poder desmontar el conjunto del basculante.
Procedemos a desmontar todos los tornillos para poder acceder a los cojinetes.







Desmontando el pasador que sujeta el amortiguador trasero.



Anillas separadoras.






Comprobad que los tornillos que sujetan el amortiguador trasero al cuadro son más largos. En este caso se trata de una KTM Taser. Quizás en otros modelos no sea así.




Una vez tenemos acceso a los rodamientos, con una aguja levantamos la tapa y los limpiamos con vapor a presión, un cepillo de dientes o lo que tengamos a mano.
Después los engrasaremos con grasa consistente y volveremos a cerrarlos.






Una vez realizada la limpieza y el engrase tan solo queda proceder del modo inverso, teniendo en cuenta que quizás el montaje del amortiguador ahora nos dé algún problema. En el caso de esta bicicleta se hacía muy difícil hacer coincidir los orificios para meter el pasador, pues hay intercalada una pestaña que sirve de guía a la camisa del freno trasero y que dificulta su montaje, así que opté por usar un tornillo del mismo diámetro que el pasador, que al tener su base con punta hace de guía para alinear todos los orificios. Detrás y seguidamente entra el tornillo original, cuya base es plana.





Al ir montando los tornillos hemos de tener la precaución de hacer coincidir bien las roscas. Meter un tornillo de mala manera puede implicar que nos carguemos el cuadro o el tornillo y finalmente repercutir en un mal funcionamiento del conjunto.
Apretaremos según las indicaciones del fabricante, ajustando en la llave dinamométrica el par recomendado. En este caso los tornillos son de 10Nm y de 20Nm.



Y "yastá".
Si no funciona tendréis que ver qué habéis hecho mal. Quizás necesitéis cambiar de gafas, o llevarla al mecánico.


¿Cada cuánto tiempo es recomendable hacer esto?
Bueno, cada 10-15 kilómetros. Si veis que se os hace muy pesado podéis dejarlo un poco más, quizás cada 5000-6000 kms, dependiendo de si vais por terreno de gorrinos o por carreteras limpias.

Venga, que todo es ponerse.

domingo, 25 de enero de 2015

Avería manetas cambio.

Una de las principales averías con la que podemos encontrarnos en una bici que ha estado durante mucho tiempo parada es comprobar que las manetas de los cambios no funcionan. Al accionar la palanca para subir piñones o subir de plato comprobamos que la palanca va loca, no engancha, y por tanto no se produce el cambio.
No se ha roto nada. Hay que estar tranquilos. No hay que cambiar la pieza ni tirarla.
La avería suele ser muy sencilla.
Sucede que debido a la falta de uso, y por tanto a la falta de engrase, hay unas "uñas" que enganchan con el rodete dentado que terminan por no funcionar. Quedan entumecidas.
Estas "uñas", están accionadas por un muelle, pero el eje sobre el que pivotan requiere de mantenimiento (aunque muy ocasional) y la falta de engrase y de uso hacen que pierdan su función.

Para volver a recuperar la funcionalidad de la maneta de cambio es necesario "desentumecer" la pieza. Esto se logra a base de engrasar de nuevo con un aceite muy fino (3 en 1) e incluso aplicar calor para fundir la grasa vieja que impide su funcionamiento correcto.
A base de mover repetida y constantemente la "uña", ayudándonos de un atornillador, ésta acabará por recuperar su función, que no es otra que la de enganchar en los dientes de la rueda que va tensando el cable.
Para acceder a las tripas del cambio, es necesario quitar la carcasa exterior que lo protege del polvo y lo adorna. En este caso, tratándose del cambio Shimano 100 GS, ha habido que quitar también el cable de cambio.


Maneta de cambio sin carcasa exterior. 

Con un atornillador señalando la "uña".

Rueda dentada con uña en posición abierta (bloqueada por falta de engrase). 

La flecha roja indica el movimiento natural de la uña cuando ésta funciona correctamente.


Engrasamos y con un atornillador vamos moviendo hacia adelante y hacia atrás, con paciencia. Poco a poco el muelle que da fuerza a la uña irá cumpliendo su función y hará que la uña vuelva a moverse de forma natural.

Una opción válida es calentar el eje de la uña con mucho cuidado (piezas de plástico) y engrasar. Esto hará que el calor fluidifique la grasa vieja y la pieza se mueva con soltura. 

domingo, 18 de enero de 2015

Shimano BTT (donación).

Hace más de dos años que el proyecto de donación de bicicletas terminó, pero de cuando en cuando, alguien se pone en contacto con la página para donar la suya y así evitar que acabe en la basura.

¿Cómo decir que no?

Una chica a la que los Reyes Magos le han dejado una bici nueva ha decido donar la suya vieja.
En este caso se trata de una bicicleta Shimano de montaña de 21 velocidades accionadas por cambios Shimano 100GS de buena calidad.
Tiene ejes de cierre rápido en ambas ruedas y en sillín, cuadro de hierro, frenos cantilever.
La bicicleta presenta un buen estado en general.
Queda a expensas de reparar una avería en la patilla del cambio trasero que impide que la cadena cambie de forma perfecta, desmontar y engrasar las manetas de cambio y realizarle un mantenimiento rutinario general.
La bicicleta se entrega lista para rodar, por supuesto.

Gracias a Elena, que a pesar de haber podido sacar algunos euros por ella, ha decidido entregarla de forma altruista.

Recordar que estas donaciones van destinadas a personas que no tengan ingresos económicos y que necesiten una bici como vehículo para desplazarse.








lunes, 15 de diciembre de 2014

Rotura patilla cambio trasero KTM.

En la salida en bicicleta del sábado pasado con enbicipormadrid se me rompió la patilla que sujeta el cambio trasero al cuadro.
Es normal que estas piezas sean más débiles que el cuadro para evitar que cualquier golpe en el cambio acabe afectando al cuadro o al cambio mismo, que son mucho más caros.

Lo que no me parece normal es que estas piezas sean tan increíblemente débiles y que tan solo con mirarlas se doblen. De hecho, hice la prueba. Me quedé mirándola 10 minutos fijamente y se dobló un poco. Eso sí, hay que mirarla con algo de genio.

Menos mal que llevaba otra de repuesto y pude continuar con el resto del grupo.

Hoy he ido a comprar otras dos patillas, habida cuenta de su asombrosa fragilidad.  Una vez doblada, aunque sólo sea medio milímetro, no admite una pequeña corrección hacia la postura original; se parte.

Obsolescencia programada, o más bien, fabricación deficiente ex profeso, pues han pasado muchas bicis por mis manos y las patillas que he visto eran más robustas y a la vez más dúctiles que estas de KTM, que aparentan ser de calamina del "Todo a 100".

A lo que voy y que interesa.

Su precio:

Hay diferencias de un 100% dependiendo de la tienda a la que acudáis, y hablo de tiendas físicas, no virtuales.
He podido encontrar esta pieza por 20 euros en una tienda y por 10 euros en otra. Ambas, tiendas de barrio.

Menuda diferencia, ¿no?

Pues eso, que no os timen.

La solución va a pasar por fabricarse uno mismo la pieza.


lunes, 23 de junio de 2014

Limpieza de rodamientos ABEC e ILQ9 (patines)

Aunque en este blog se tratan temas relacionados con la mecánica de bicicletas, en este caso esta entrada va a estar dedicada a la limpieza y mantenimiento de los rodamientos de los patines. Al fin y al cabo, también van sobre ruedas y habrá más de un ciclista que también practique el deporte del patinaje, como es mi caso.

Dos tipos de rodamientos: Abec3, y el otro, ILQ9.

El Abec3 es un rodamiento básico, sencillo, duro pero con una suavidad de rodaje mucho menor, es decir, a una velocidad determinada, se pararán antes unos patines montados con unos Abec3 que unos montados con Abec7 o 9.
A mayor número, serán más delicados y enfocados al patinaje de velocidad y no tan aptos para freeskate, saltos, etc.

Con los ILQ viene a resultar algo parecido. Según tengo entendido, en principio, dado que los ILQ no presentan un estandar oficial, sino el que una empresa ha decidido determinar (al cotrario que los ABEC), no podemos decir que ILQ sea mejor rodamiento que ABEC.

Vamos a la limpieza:

Hay usuarios que prefieren no limpiarlos y que cuando el rodamiento empieza a fallar, compran otro y ya está. Sin embargo, si tenéis paciencia y os gusta enredar un poco, podéis limpiarlos de vez en cuando y ahorraros un dinero, que sobre todo en los de mayor categoría es un pastón. Así que es una decisión personal.
¿Cuándo limpiarlos?
Bueno, en general depende de la frecuencia de uso y del lugar por el que patináis (si habéis pisado mucha arena, agua, polvo). Además, cuando están a falta de aceite suelen hacer un ruido característico que indica que hay demasiado rozamiento debido a la falta de engrase.

Limpieza de los ABEC. 

Para extraer la tapa que cubre las bolas tendremos que sacar de su sitio un anillo de tope o C-Ring metálico muy fino. Para ello nos ayudamos con la punta de un imperdible y hacemos presión justo en uno de los extremos del C-Ring, que se puede apreciar si nos fijamos detenidamente.




Aquí vemos el C-Ring fuera de su ubicación.





Así podemos extraer fácilmente la tapa. Habremos de proceder de la misma forma para el lado opuesto. Quitar C-Ring  y tapa.



Las bolas, en este tipo de rodamiento, van metidas en un cojinete (alojamiento) que no se puede extraer, así que meteremos el conjunto en un frasco con alcohol (mejor desengrasante tipo KH-7) y agitaremos bien durante unos segundos.



Posteriormente, con un cepillo de dientes viejo podemos limpiar en mayor produndidad.





Una vez seco, procedemos a engrasar con aceite de bici o con grasa consistente. La diferencia es que con el aceite rodará mejor pero la limpieza habrá que realizarla con mayor frecuencia. La grasa dura más, pero al ser más espesa, el rodamiento va más "lento".
Por último ponemos de nuevo las tapas y el C-Ring, y el rodamiento queda listo para ser usado.




Limpieza de los rodamientos ILQ-9

En  la explicación de los ABEC no he indicado cómo sacar el rodamiento de la rueda, pero es igual o similar al que se explica aquí.
Cada rueda tiene dos rodamientos, uno en el lado derecho y otro en el izquierdo.
Para sacarlos tendremos que usar una llave allen (por ejemplo, aunque puede servir otro utensilio que no tenga punta). Introduciremos la llave desplazando el separador que hay entre medias para apretar en la base del rodamiento que está al otro lado. Esto tendrá que hacerse en vacío, para que al golpear con el martillo la llave, el rodamiento pueda salir. Requiere algo de maña, pero se puede hacer. Sólo hay que tener cuidado en golpear en el aro del rodamiento, y no en la zona débil de la tapa que protege las bolas, pues podríamos dañar la jaula que alberga las bolas y que en este caso es de plástico.




Rodamiento fuera, con separador. Ahora ya es más fácil sacar el otro rodamiento.





Vista anterior. Sólo una cara presenta tapa. La otra no.


Vista posterior, sin tapa. Aquí se ve la jaula que alberga las bolas y que quedan visibles al otro lado.



Con un imperdible, metiendo la punta, sacamos la tapa.



Las bolas quedan a la vista dentro de su jaula.




Con la punta del imperdible empujamos la jaula por el lado visible de las bolas y conseguimos que salga por el otro lado, aunque casi mejor, para no pinchar la jaula, podemos hacerlo con una llave allen muy fina.



Aquí tenemos la jaula y el resto por separado.



Para extraer las bolas, será necesario juntarlas todas en un lado. De ese modo el eje central queda de forma excéntrica y es fácil sacarlo todo.



Metemos todos los elementos en un bote con alcohol (o desengrasante tipo KH-7) y agitamos bien.



Con un cepillo de dientes podemos limpiar en mayor profundidad.



Es importante darse cuenta de que este tipo de rodamientos presentan en un lateral, tanto el eje central como el anillo exterior, una hendidura alrededor. ¿Lo veis? A la derecha del eje se puede apreciar una acanaladura donde irá encajada la tapa.



Aquí se aprecian las acanaladuras tanto en el anillo exterior como en el eje, que deberán ir en el mismo
sentido, para así luego poder encajar la tapa roja.



Colocamos el eje y el anillo con la acanaladura hacia arriba y metemos las bolas, pegándolas todas a un lado para poder introducir el eje,



Con ayuda del imperdible colocamos las bolas en la posición que irán luego en la jaula y de este modo el eje se coloca solo en su posición central.



Por la parte trasera, intentando no variar la posición de las bolas, encajamos la jaula en las bolas...



Engrasamos como hacíamos en los ABEC.



Ponemos la tapa....y listo. Damos unas vueltas al rodamiento para que se distribuya el aceite.



No olvidar incluir el separador antes de encajar los rodamientos en la rueda porque de lo contrario tendremos que volver a sacarlos. No está de más limpiar también los separadores.



Mediante un golpecito con la mano introducimos de nuevo el rodamiento en su ubicación.



Como consejo final, decir que es mejor proceder en serie. Tenemos 16 rodamientos entre los dos patines. Así que es mejor sacar todos los rodamientos de una vez, desmontarlos todos y meter todas las piezas juntas en el bote con alcohol. Después, con orden vamos colocando los anillos, las bolas, jaulas, etc, etc... Será más fácil, ordenado y rápido.

¿Os merece la pena?
Bueno, dependerá de vuestro bolsillo, de vuestra paciencia y de lo que os guste entreteneros con estas cosas.